Confinamiento por coronavirus, ¿Cómo nos afecta psicológicamente?

Actualizado: 7 jun 2021

Desde enero comenzamos a oír en las noticias la palabra Coronavirus, pero pocos se imaginaban lo que estaba por venir. A pesar de las advertencias y noticias que llegaban de China, no nos esperaríamos terminar nosotros y el resto del mundo inmersos en una pandemia. La peor en los últimos 100 años. El estado de alarma decretado por el Gobierno nos obligaba a quedarnos confinados en nuestras casas.



¿Cómo nos afecta psicológicamente la cuarentena? Sin duda, la crisis sanitaria actual y la posterior crisis económica que atravesaremos son las dos cuestiones más importantes de esta pandemia. Sin embargo, el impacto psicológico en las personas que día a día han tenido que quedarse confinadas en sus casas es muy elevado y diferente en cada uno.

“El impacto psicológico del confinamiento por la cuarentena es distinto en cada persona.”

Hay ciertos sentimientos y reacciones por los que todos podemos pasar: miedo, incertidumbre, indefensión, tristeza, aburrimiento, desidia, nerviosismo o frustración. Todas ellas, reacciones normales y esperadas en estos momentos. En mayor o menor medida, durante esta cuarentena estamos sintiendo estas emociones. Está bien sentirlas y no debemos luchar contra ellas. Las personas infectadas por el coronavirus, con cuadros leves, que deben permanecer aisladas del resto de convivientes, experimentan, además del malestar físico, otras emociones adicionales. La soledad se convierte en un síntoma más de la infección, que se puede combatir con las video-llamadas a amigos y familiares. Sentimientos de autorreproche o vergüenza por haberse contagiado, a la vez que culpa o miedo por la posibilidad de haber contagiado a personas de su entorno.

“Las personas tendemos a evitar las emociones negativas que nos generan malestar.”

Las personas, por lo general, tendemos a evitar las emociones que nos generan malestar: las camuflamos con actividades o las escondemos de quienes nos rodean. Sin embargo, es necesario permitirse a uno y permitir a otros estas emociones de: estar preocupado, con miedo, aburrirse o frustrarse. No pasa nada por experimentarlo. Es más, es necesario permitir que fluyan estas reacciones para aprender a tolerarlas y normalizarlas. Quizá, puede predominar el aburrimiento, camuflando otras emociones que pueden resultar más difíciles de gestionar. Cabe pensar que es lógico tener miedo en una situación de pandemia y de confinamiento.

#covid

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo